Desde hace semanas se vienen rumoreando varios cambios legales, tanto a nivel federal como en la región de Ontario, que parecen estarse confirmando. Aunque estos cambios todavía no han sido aprobados, todo parece indicar que para los primeros meses de 2017 ya serán una realidad.

Canadá se ha convertido en los últimos años en uno de los principales destinos de gestación subrogada a causa de su entorno jurídico seguro y sus leyes claras, que permiten obtener certificado de nacimiento, pasaporte y sentencia judicial que acreditan a los padres de intención como progenitores de los bebés. La ley canadiense permite específicamente los contratos de gestación subrogada, siempre que sean de carácter altruista; y como estado federal se regula con particularidades en unas u otras regiones.  Explicamos a continuación los dos tipos de cambios que se van a producir:

Cambio a nivel federal (en todo el país)

Tras años de ambigüedad se ha publicado por fin un listado completo de los gastos que pueden reembolsarse a las gestantes. De acuerdo con las explicaciones que nos dan nuestros abogados colaboradores sobre el terreno, esta nueva regulación viene a reflejar los gastos que en la práctica ya se han consensuado de modo no formal. Así pues, si bien la nueva legislación aportará claridad, no supondrá un cambio en la práctica.

Cambios en el estado de Ontario

El cambio en este estado es más significativo, y por desgracia desde nuestro punto de vista genera inseguridad jurídica. Por un lado, ya no será necesario pasar por un tribunal para que los bebés sean registrados como hijos de los padres de intención (esto es objetivamente una buena noticia, aunque en el caso de ciudadanos españoles puede ser interesante hacerlo para cumplir con la instrucción al respecto de la Dirección General de Registros y Notariado). Por otro lado, y esta es la mala noticia, la ley exigirá ahora que la gestante de su consentimiento explícito a la inscripción de los bebés con posterioridad al parto. Deberá hacerlo pasados al menos siete días del mismo. Este cambio ha sido duramente criticado por suponer un factor de inseguridad jurídica. Las buenas noticias son que, dado el carácter altruista de la gestación subrogada, parece muy improbable que ninguna gestante pudiera no dar su consentimiento. Tras más de mil nacimientos por gestación subrogada en Canadá, hasta ahora ninguna gestante ha apelado al Tribunal Supremo para intentar mantener la custodia del niño. Al no existir jurisprudencia al respecto, en caso de darse un conflicto la nueva ley de Ontario obligaría a los jueces a dictar sentencia no en función del contrato sino de lo que considerasen el interés superior del menor.

Esta modificación no se ha confirmado al 100%, pero se la espera para enero. Aquellas familias que no se sientan seguras en el nuevo escenario de Ontario, siempre podrán buscar a su gestante en el estado de British Columbia, que si considera irrevocables los contratos de gestación subrogada.

Quienes deseen profundizar en el análisis de estos cambios, pueden dirigirse al blog de Sara Cohen. Sara es una de las principales abogadas de gestación subrogada a nivel mundial, y colabora con Interfertility desde enero de 2015, representando actualmente a varios de nuestros clientes.

 


INTERFERTILITY | Gestación SubrogadaGESTACIÓN SUBROGADAINTERFERTILITY | Gestación Subrogada

 INTERFERTILITY

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies