Laura Segura, vicepresidente de la Red Nacional de Infértiles

Santiago Agustín, codirector de INTERFERTILITY

 

Tanto Laura desde la asociación, como Santiago desde INTERFERTILITY hemos tenido la suerte de conocer montones de personas felices que han cumplido su sueño de ser padres. No podemos describir con palabras  lo que se siente cuando conocemos a esos bebés que han sido tan, tan deseados… Pero por desgracia también hemos visto a muchas personas sufrir lo inimaginable  en un camino que a veces se complica más de lo esperado, y nos gustaría intentar ayudar a evitar ese dolor.

 

Los dos hemos tenido que escuchar frases como estas: “¿Por qué ahora un negativo?”, “¿Es que soy la persona con peor suerte del mundo?”, “¿Cómo es posible que se produzca un embarazo ectópico en reproducción asistida?”, “Es horrible que al principio se desarrollasen dos fetos, pero sólo salga adelante uno”, “No sé si puedo asumir pasar de mis propios óvulos a una donante”, “Si en este intento no lo conseguimos, tiramos la toalla”

 

Ante el desconocimiento de los procesos de reproducción asistida y tras unos cuantos meses probando por vía natural o con ayuda farmacológica, solemos pensar que es el momento de acudir a una clínica especializada en Reproducción Asistida y todo será dicho y hecho. Vamos, que entraremos por una puerta y saldremos con la otra con nuestro embarazo en curso. Pero no. Esto está muy lejos de la realidad.

 

Nuestra intención no es desanimaros ni provocar negatividad , ya que uno de los puntos necesarios durante todo el proceso es intentar estar tranquilos y positivos para mejorar la tasa de éxito de los tratamientos, nuestro único objetivo es ser realistas, y que tengáis claras las cosas para evitar frustración, emoción que se siente tras unas expectativas demasiado altas de algo.

 

Si quienes estáis comenzando vuestro camino queréis planteároslo de forma positiva, es muy importante que tengáis claros los baches que puede tener este proceso y comencéis con fuerza. He aquí algunos puntos clave para saber si tenéis claras las expectativas.

 

  1. Es imposible saber cuánto tiempo durará vuestro camino

Aunque se pueden hacer algunas estimaciones, es imposible saber cuánto tiempo tardaréis en ser padres. Si estáis dispuestos a emplear las técnicas necesarias (que tal vez puedan suponer un cambio de planes hasta llegar a la ovodonación, gestación subrogada o adopción de embriones), es prácticamente seguro que al final conseguiréis vuestro sueño… Pero eso es lo único que podéis tener por cierto.

Las familias que peor lo pasan son aquellas que se ponen plazos o “fechas límites” para ser padres. Vuestro proyecto vital, formar una familia, no puede depender de unos meses arriba o abajo.

 

  1. Es necesario pensar en cómo reaccionar si las cosas salen mal

No hagáis cálculos pensando que tendréis suerte y todo ocurrirá a la primera. Hablad abiertamente con los profesionales sobre qué váis a hacer (y cuánto va a costar) si no se consiguen embriones de calidad, si hay que cambiar de donante o gestante, etc. Pensad en hasta dónde podéis llegar y transmitídselo a los profesionales, para que os digan si vuestras expectativas son razonables o no.

Los procesos de reproducción asistida son muy caros, y es importante que pidáis a los profesionales que os ayuden que os pongan las cuentas claras contando con los peores escenarios.

 

  1. La suerte es importante… aunque se le puede ayudar mucho

En reproducción asistida todavía hay muchas cosas que son absolutamente impredecibles. Los profesionales nos preguntamos por qué dos casos que parecen iguales pueden discurrir de forma totalmente diferente. Habrá ocasiones en que, si los resultados no son los deseados, los doctores no sepan daros una explicación convincente, porque simplemente no la tienen.

Sin embargo, a la suerte se la puede ayudar mucho. Es fundamental escoger una clínica con la mejor tasa de éxito posible y con tecnología actualizada. Si necesitáis donantes o gestantes, estas deben tener la edad adecuada y una historia reproductiva que favorezca el éxito a la primera. Analizad por vosotros mismos todos los datos que podáis.

 

  1. Aquellos que hagáis el camino en pareja, cuidad vuestra relación

A veces nuestra preocupación por ser padres o madres nos aleja de la realidad actual, distanciándonos de aquellas personas que más queremos, incluso la pareja.

Hemos de cuidar a diario a la pareja, sobretodo en estos momentos tan duros que estamos pasando, ya que la unión nos ayudará a poder enfrentarnos a malos resultados de forma más llevadera, y nos aportará esa calidez que necesitamos ante la frialdad de los procesos de Reproducción Asistida.

Marquemos días, horas o momentos donde el tema central de nuestra conversación no sea nuestro futuro bebé, volvamos a retomar el senderismo, los aperitivos de los domingos, las tardes de cine. Volvamos a compartir todas aquellas actividades que nos gustaban y unían antes de iniciar el camino de la búsqueda del bebé.

 

  1. No hay culpables

En la infertilidad no hay culpables, hay pacientes, hay patologías que a veces pueden curar o mejorar con tratamientos, operaciones o alimentación. No busquemos culpables donde no los hay. ¿Acaso se busca la culpabilidad en un celíaco, o en un albino? ¿Por qué tendemos entonces a castigarnos de esa manera?

Seamos sensatos, no hemos hecho nada malo, no es culpa nuestra no ovular mensualmente, ni tener problemas de trombofilias, no tener espermatozoides suficientes, ni un varicocele.

¿Podemos mejorarlo haciendo algo por nuestra cuenta? Hagámoslo, pero no nos castiguemos jamás.

 

  1. No hay decisiones perfectas

¿Quizás si hubiera empezado antes ahora seríamos padres? ¿Quizás si no hubiera tomado tanto ibuprofeno no tendría tantos abortos? ¿Será que si hubiéramos optado por ovodonación desde el principio no tendríamos que haber sufrido estos 3 años?

¡¡¡Olvidaos!!!!! No hay decisiones perfectas, ni momentos  no adecuados. Todo tiene un proceso, y llega cuando llega. Nunca sabremos a ciencia cierta qué hubiera pasado si…

Porque podría haber sido el mismo resultado, así es que mejor no pensar en esos ¿y si? y centrarnos en pensar en ¡Vamos!

 

En resumen, hemos intentado exponer varios de los procesos por los que podéis llegar a pasar durante vuestro camino por la fertilidad, esperamos que os sirvan de ayuda para poder afrontarla y sobrellevarla mejor, y daros fuerza durante este duro camino.

Sabéis que estamos aquí para lo que necesitéis.

¡¡¡¡Ánimo guerrer@s!!!!

 


INTERFERTILITY | Gestación SubrogadaGESTACIÓN SUBROGADAINTERFERTILITY | Gestación Subrogada

 INTERFERTILITY

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies